Mejores Prácticas y sus Indicadores

Las Mejores Prácticas en Educación Inclusiva parten de una conceptualización, filosofía y principios alrededor de la educación en lo que respecta a grupos que han sido largamente excluidos de esta.

Se visualizan como experiencias educativas con un conjunto de características que han sido sistemáticamente identificadas en otras experiencias exitosas y por grupos estudiosos del tema. Las prácticas educativas se identificarán como mejores o buenas prácticas en la medida que muestren tener dichas características. El Index de Inclusión o los Indicadores de Buenas Prácticas de Educación Inclusiva en Colombia, permiten a un sistema educativo, a una Institución Educativa/Centro Educativo, proponer una forma de brindar la educación para todos sus estudiantes desde un concepto de Mejores Prácticas en Educación Inclusiva.

Existen diversos intentos por medir mejores prácticas de educación inclusiva.
Una de las dificultades para ello en América Latina y el Caribe (ALC) es que la mayoría de los reportes muestran que los modelos de inclusión educativa son particulares a cada institución educativa y esto se refleja en las experiencias que se conocen y los estudios que se realizan.
Es así como se ve:
    - Las experiencias descritas en la literatura incluyen una o varias Instituciones pero poco puede decirse sobre una localidad, un distrito, un municipio que cuente con varias escuelas donde la educación inclusiva sea sistémica y sistemática
    - En Colombia se hace referencia a experiencias significativas e inovativas
    - El Banco Mundial en el 2006 realizó estudio de casos en Educación Inclusiva en ALC, a partir del cual formuló un diagnóstico y los desafíos para el Futuro.Documento que se puede consultar en EI en los países de LAC. Los talleres de estudios de caso fueron realizados en el área del Caribe (Santa Lucía, Surinam, Saint Kitts y Jamaica), en el Cono Sur (Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay), en Centroamérica (Nicaragua, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá), en Brasil y en México.
Hay una necesidad de conocer las experiencias y poder identificar sus posibilidades en contextos diversos.

El desarrollo del Index de Inclusión de CSIE y su aplicación en varias instituciones educativas en el Reino Unido y en otros lugares del mundo; la traducción de dicho documento por parte de la UNESCO; la utilización de herramientas similares en otros estudios como La herramienta "Indicadores de Buenas Prácticas de Educación Inclusiva" cómo estrategia en Colombia http://www.uwc-ukraine.org/unrelated/inclusion/ ofrecen posibilidades para otros países en la región y coinciden en mostrar la necesidad de medir la educación inclusiva y lo que ella viene haciendo.